Donde viven los gigantes

A pesar de las fotos, el post de hoy no es sobre Nueva Zelanda, donde la trilogía de El señor de los Anillos fue rodada. Es sobre un lugar en España que podría sin duda haber inspirado a J.R. Tolkien para escribir cualquiera de los capítulos de su famosa novela. Me refiero a la ruta de los castaños de Calabazas, localizada en el Geoparque Villuercas Ibores Jara.

GRUPO CASTAÑOSBYN
Castaños de Calabazas en Castañar de Ibor

Como se puede deducir por las fotos, la primera vez que visité este lugar me impresionó la cantidad de enormes y viejos castaños que hay en la zona. Me recordaron a los Ents, la raza de árboles que podían hablar y caminar en la novela de Tolkien. También recuerdan a aquellas puertas fantasmales e intimidatorias que aparecen en numerosos cuentos.

GRAVERA CALABAZAS
Pedrera situada al lado del sendero

La ruta de los Castaños de Calabazas está localizada en Castañar de Ibor. Es perfecta para el senderismo. La ruta que hice dura unas dos horas ida y vuelta. No es recomendable para una ruta en bici porque la última parte habría que llevarla al hombro. Los últimos metros son los más interesantes. Al final del sendero está la Chorrera de Calabazas. Parte del camino se puede hacer en coche hasta una zona habilitada de aparcamientos.

CHORRERACALABAZAS
Chorrera de Calabazas

Igual que la trilogía de Tolkien, esta lugar esconde numerosas leyendas que ahora han sido recuperadas con el impulso del Geoparque. Una de ellas es verídica y habla de cómo los antiguos pastores utilizaban las cavidades de los grandes castaños para esconder a los corderos de los lobos. Esta historia ha sido grabada en piedra al lado de uno de esos troncos centenarios.

CARVEDROCK
Piedra con la ilustración de la historia de los pastores
CAVIDADCASTAÑO
Cavidad donde los pastores escondían los corderos

 

 

 

 

 

 

Advertisements